Familiares de sangre fría

¿Como darle una cálida bienvenida a los reptiles en tu casa?

Los anfibios y los reptiles tienen sus seguidores fanáticos acérrimos en todo el mundo. Una serpiente, un camaleón o una tortuga pueden ser unas mascotas muy queridas, igual que un perro o un gato. Los animales de terrario, sin embargo, son miembros de la familia mucho más exigentes que los cuadrúpedos populares.

Cada especie de reptiles tiene sus necesidades individuales, sin embargo, hay algunos conceptos básicos generales que todo amante novato de estos animales debe conocer y, aunque no se ven tan dulces como los gatitos y no son tan entretenidos como los perros recuerda que necesitan tanto amor como ellos. ¿Pero cómo cuidar a estas increíbles criaturas?

¿Una serpiente, un lagarto o tal vez una tortuga? – ¿Qué reptil debes elegir?

Las serpientes, lagartos y tortugas no necesitan cuidados tan detallados como los perros o los gatos. ¿Qué reptil debes elegir? En primer lugar, tienes que determinar el tiempo que puedes dedicar al animal. También es importante conocer la información sobre la naturaleza del reptil y su entorno preferido para que puedas prepararle el terrario de la mejor manera posible.

Vas a encontrar un montón de información sobre cada especie en los libros,  enciclopedias y también en foros especializados, pero son las personas que ya tratan con los reptiles, los que son la mejor fuente de datos. Si tienes algunas dudas, puedes conseguir un conocimiento profesional en una tienda de mascotas. Es muy importante averiguar qué es lo que come nuestro animal preferido, qué dosis debemos servirle, qué comportamiento esperar de él y en qué situaciones puede resultar peligroso.

¿Qué tipo de terrarios para reptiles deberías de elegir?

Si tienes habilidades manuales, podrías construir un terrario o una tortuguera tu mismo, en otro caso puedes simplemente comprarlo en una tienda de mascotas. Tenemos varias opciones y modelos para diferentes tipos de especies considerando el tamaño de la mascota. Por lo general, los animales deben tener suficiente espacio para poder moverse libremente en el terrario.

Es importante saber que los reptiles son animales de sangre fría. La temperatura no puede ser demasiado baja o demasiado alta, porque los animales caen en letargo o se sobrecalientan. Hay que proporcionarles la cantidad adecuada de luz y calor.

Otra cuestión importante es la temperatura. Es importante saber que los reptiles son animales de sangre fría. La temperatura no puede ser demasiado baja o demasiado alta, porque los animales caen en letargo o se sobrecalientan. Hay que proporcionarles la cantidad adecuada de luz y calor.

Cada especie requiere un cuidado específico y un enfoque individual. Es un gran desafío y obligación crear a un animal condiciones lo suficientemente buenas, para que este se sienta como en su entorno natural, pero gracias a eso, le brindaremos la oportunidad de desarrollarse adecuadamente.

Organizar un terrario para reptiles

Al planificar la construcción del terrario, debemos tener en cuenta los requisitos de sus futuros inquilinos y las características del entorno en el que viven en la naturaleza. La decoración del terrario y el sistema de calefacción depende de ello.

Teniendo en cuenta los parámetros anteriores, podemos distinguir varios tipos de terrarios. La división principal, sin embargo, se basa en la temperatura y la humedad.

  • El primer tipo de terrarios es terrario húmedo y sin calefacción.

Como puedes adivinar, un calentador en un terrario así es completamente innecesario, incluso la temperatura ambiente en algunos casos puede ser demasiado alta. Solo utilizamos lámparas fluorescentes para la iluminación que emiten relativamente poco calor, por lo que no aumentarán negativamente la temperatura en el terrario.

Como sustrato, es mejor usar turba, arena o una mezcla de ellos. La turba retiene perfectamente el agua, gracias a lo cual mantendremos la alta humedad que requieren los habitantes de este tipo de terrario. Dependiendo de los requisitos de los animales que criamos, usamos ramas, raíces y cortezas de árboles de hoja caduca y piedras planas para la decoración. Algunos híbridos de este tipo de terrario también necesitarán una piscina, que podemos hacer de cemento o comprar en una tienda de mascotas. El terrario sin calefacción está destinado principalmente a anfibios y algunos reptiles de zona templada.

  • Otro tipo es el terrario semiseco o seco y calentado. 

Sus habitantes requieren una temperatura entre 20° y 30°C, por lo que necesitamos instalar calefacción, generalmente en forma de lámparas de calefacción no muy potentes. Como tierra, utilizamos, arcilla, tierra forestal, corteza o madera, a veces con una ligera mezcla de turba. Utilizamos ramas, raíces, cortezas, hojas, rocas y piedras para la decoración. Las plantas deben de ser resistentes al secado, por ejemplo, hiedra o ficus. Una piscina generalmente no es necesaria, un pequeño recipiente plano con agua es suficiente. Este tipo de terrario sirve para habitar reptiles de la zona templada.

  • El siguiente tipo de terrario, es decir, el terrario desértico es muy seco y caliente, está destinado a reptiles que viven en las estepas y desiertos.

Usamos un calentador muy fuerte para mantener una temperatura alta, a veces incluso alrededor de 40°C. Las paredes de nuestro terrario deberían de estar recubiertas con un fondo adecuado, el suelo generalmente arena fina como cubierta. Para la decoración utilizamos principalmente piedras y rocas o unas raíces o ramas de árboles.

  • Los reptiles que habitan en los trópicos, por ejemplo, selvas tropicales, serán inquilinos de terrarios húmedos y calientes. 

Utilizamos lámparas especiales para calefacción e iluminación resistentes a la humedad. Debemos recordar que a los animales que viven en la jungla no les gusta la luz demasiado intensa. En este tipo de terrario, lo más importante es mantener una humedad alta, superior al 80%, por lo que la turba a menudo se usa como un sustrato que retiene la humedad. Por lo general, también montamos una piscina, que en algunos casos debe ser grande. Para la decoración usamos raíces, ramas, corteza o corcho. Si los animales lo permiten, plantamos plantas que le gustan los ambientes húmedos como el anturio, la dieffenbachia, el ficus.

Cuidado de los reptiles

En primer lugar, antes de decidir criar los reptiles, debemos reunir la mayor cantidad de información posible para asegurarnos de que podamos proporcionarles las condiciones de vida adecuadas. Muchas especies de reptiles son criaturas muy delicadas y exigentes.

Antes de comprar un animal, primero debemos mirarlo cuidadosamente para evitar comprar un individuo enfermo. Al ser inexperto y novato te resultará difícil determinar correctamente el estado de salud del animal, pero debes de fijarte en  síntomas tales como escamas caídas, heridas, ojos hinchados, manchas en la piel, extremidades y cuerpo contorsionados o armaduras deformadas. También es mejor comprar animales jóvenes, porque se acostumbran mejor a las nuevas condiciones de vida.

Además de crear las condiciones de vida adecuadas y proporcionar los alimentos adecuados, cuidar de los reptiles es principalmente mantener limpio el terrario. La frecuencia de la limpieza depende del tamaño del terrario, el tamaño y el número de animales criados en él, el sustrato y la densidad de la vegetación.

La piscina de agua es lo que más tiende a ensuciarse  en un terrario para reptiles. Los animales la contaminan con tierra, alimentos y excrementos. El agua sucia no solo emite un olor muy desagradable, sino que también es fuente de numerosas infecciones bacterianas.

Además del intercambio regular de agua en la piscina, también vas a necesitar limpiar sistemáticamente el suelo en el terrario, eliminar las heces, los restos de comida y la muda. No te olvides de cambiar periódicamente todo el sustrato.

Si has plantado plantas vivas en el terrario, requerirán tu atención. Necesitan ser regadas, fertilizadas y podadas regularmente.

Todos los cuidados, como la limpieza de la piscina o el suelo, pueden ser muy estresantes para nuestras mascotas, por eso trata de realizarlos lentamente y cuidadosamente. Además, existe el riesgo de que algunos habitantes del terrario huyan. Y lo más importante, estamos hablando de reptiles, no son animales domesticados y a menudo pueden morder dolorosamente. Ten mucho cuidado especialmente con las serpientes, todas las actividades de su cuidado se realizan mejor con guantes protectores. Te vendrá bien comprar un pequeño terrario auxiliar, al que podrás transferir animales durante el tiempo de limpieza general del terrario.

Unos pocos accesorios para reptiles te serán útiles para operar el terrario. En primer lugar, se trata de pinzas, cubetas, cubos, mangueras de goma para drenar la piscina, recipientes para transportar alimentos vivos y tijeras.

La alimentación de los reptiles

Es obvio que debemos alimentar a nuestras mascotas con la misma comida que comerían en su entorno natural. Sin embargo, vale la pena agregarle varias vitaminas y suplementos dietéticos. También debemos averiguar qué cantidades comen los animales que acogemos, porque, curiosamente, algunas especies necesitan que se les sirva la comida una vez al día, mientras que otras solo necesitan ser alimentadas una vez al mes.

Antes de decidir a qué animal quieres traer a tu casa, verifica si puedes conseguirle la comida. Aunque puede parecer cruel y duro de entender, algunos de los habitantes del terrario solo comen alimentos vivos, por ejemplo, los serpientes. Hay que darles roedores vivos, porque la mayoría de ellos ni siquiera estará interesado en los ya muertos.

Algunas especies de lagartos grandes también se alimentan de roedores, pero la mayoría de ellos prefieren insectos y sus larvas. Suelen ser grillos o gusanos de la harina que están ampliamente disponibles comercialmente.

Algunos de los alimentos enumerados anteriormente se pueden comprar fácilmente en las tiendas de mascotas. Lamentablemente no todos. Una oferta relativamente grande se aplica principalmente a invertebrados congelados, que también son alimento para peces de acuario. De los alimentos vivos, puedes comprar casi exclusivamente roedores y grillos, y esto no es suficiente para las especies más exigentes de reptiles.

Es mucho más fácil proporcionar una dieta saludable y variada a los reptiles herbívoros. Dependiendo de las preferencias individuales, podemos darles frutas, verduras, hierbas y otras plantas.

Las hierbas son un alimento muy valioso y la base de la dieta de prácticamente todos los reptiles herbívoros. Trébol, diente de león, milenrama, ortiga y otros puedes encontrarte incluso en un campo cercano. Aunque los más valiosos son frescos, también podemos servirlos en forma seca. A las tortugas les encantan las verduras como las zanahorias, la col china, los tomates y los pepinos. A su vez, las frutas, que son una rica fuente de vitaminas, también le gustan a muchos lagartos herbívoros.

Dra.-Mira-Rzaca-clinica-veterinaria-VetCare

Artículo verificado por Dra. Mira Rzaca, médico veterinario en la clínica VetCare.

Conoce a nuestros profesionales